Planas: “La innovación es un indicador de progreso y una apuesta necesaria para mejorar en competitividad”

El ministro considera que la aplicación de conocimiento y tecnología será clave para la producción de alimentos más seguros, saludables y sostenibles

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha señalado que la innovación es un indicador de progreso, que permite adaptarse y anticiparse a los cambios, y resulta una apuesta necesaria para que las empresas consigan ser más competitivas.

El ministro ha clausurado el acto de la entrega de premios InnovaCción que organiza Promarca, asociación que engloba a fabricantes de marcas líderes de alimentación, bebidas, droguería y perfumería de España, y de los que ha destacado que son una prueba del carácter moderno, dinámico y abierto a la innovación del sector agroalimentario.

Planas ha señalado que la industria agroalimentaria tiene una gran tradición innovadora, y ha citado como ejemplo los avances en producción de productos bajos en azúcar para los diabéticos, alimentos para celíacos o producción bio que implican un importante componente de investigación y desarrollo. Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) citados por el ministro, el 26% de las empresas del sector incorpora innovación a sus procesos, con una inversión estimada de 930 millones de euros.

Solo desde la innovación, ha asegurado el ministro, será posible dar respuesta al reto de incrementar la producción de alimentos para satisfacer las necesidades de una población mundial en constante crecimiento en unas condiciones social y medioambientalmente sostenibles. La innovación, como herramienta de aplicación de conocimiento y tecnología, es clave para una producción de alimentos más seguros, más saludables y más sostenibles, y debe implicar a todos los agentes de la cadena alimentaria, ha recalcado.

Planas ha asegurado que la alimentación del futuro será más personalizada, se adaptará a los gustos, la ética, las creencias y los diferentes estilos de vida que conviven en la sociedad. Para afrontar todos estos retos, será necesario avanzar en cuestiones como el desarrollo de productos novedosos y en fuentes alimenticias, en técnicas de transformación más eficientes y sostenibles, en el desarrollo de materiales totalmente reciclables y libres de plásticos, reducir el desperdicio alimentario, mejorar el estado de los recursos naturales y garantizar la trazabilidad de los alimentos, ha relatado el ministro.

El ministro se ha referido también a la importancia de que existan instrumentos públicos de apoyo a la innovación, y ha reivindicado la labor del ministerio, que enmarcado en el Plan Nacional de Desarrollo Rural 2014-2020 ha concedido más de 72 millones de euros de ayudas financiadas con fondos europeos que han permitido la creación de 177 grupos de investigación y la realización de 102 proyectos.

La innovación y la investigación, ha asegurado el ministro, se han consolidado como parte esencial de la agenda política europea, y de hecho se incluye en la nueva Política Agrícola Común (PAC) como como objetivo transversal para modernizar el sector. En este contexto ha destacado la oportunidad que supondrá el programa Horizonte Europa que va a poner en marcha la Comisión Europea con un presupuesto de casi 9.000 millones de euros en materia de bioeconomía, alimentación y recursos naturales, agricultura y medio ambiente. Además, el ministro ha reiterado la importante oportunidad que representarán instrumentos como el Proyecto Estratégico para la Recuperación y la Transformación Económica (PERTE) Agroalimentario que ultima actualmente el Gobierno.