Planas: «Este Gobierno basa su trabajo en la escucha y el diálogo con el sector agrario»

Destaca que de las 43 medidas comprometidas por el Gobierno para mejorar la situación de agricultores y ganaderos, ocho ya están ejecutadas, nueve se encuentran muy avanzadas, y las 26 restantes en curso

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha subrayado que el Gobierno basa su trabajo en la escucha y el diálogo con el sector agrario para poner sobre la mesa soluciones a los problemas de agricultores y ganaderos.

En respuesta a una pregunta parlamentaria en el Senado, el ministro ha señalado que mediante esta fórmula, el Gobierno se comprometió a poner en marcha 43 medidas de apoyo al sector agrario, que daban respuesta a las movilizaciones protagonizadas en los primeros meses del año por agricultores y ganaderos. Ha explicado, que de estas 43 medidas, 8 ya se han ejecutado, 9 se encuentran muy avanzadas y las restantes 26 están en curso de ejecución.

El ministro ha recordado también las notables mejoras que han supuesto las medidas de flexibilidad en la aplicación de la Política Agraria Común (PAC) aprobadas por las instituciones europeas. Planas ha reitrerado su respeto a las organizaciones agrarias y ha vuelto a ofrecer puertas abiertas y mano tendida a las dos que no han formado el documento con las 43 medidas del Gobierno. Con la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) y con Unión de Uniones de Agricultores y ganaderos, que sí lo hicieron, el ministerio trabaja en la mesa de seguimiento de la aplicación de las medidas.

En la misma sesión plenaria, y en respuesta a otra pregunta parlamentaria, el ministro ha recalcado que España defiende un comercio internacional basado en reglas, y que gracias a ello el año pasado se superó el récord de exportaciones agroalimentarias, cuyo valor superó los 74.400 millones de euros, con un saldo positivo de más de 15.000 millones de euros.

El ministro ha recordado que entre las 43 medidas propuestas por el Gobierno está el compromiso de persistir en las instituciones europeas en la defensa de las cláusulas espejo, para que los productos importados cumplan las mismas condiciones de producción que se exigen a los comunitarios.

Así mismo ha reiterado el compromiso del Gobierno por reforzar y mejorar la coordinación en los controles de frontera y ha enfatizado que es absolutamente falso que actualmente entren productos sin control, y que la Unión Europea tiene uno de los sistemas más estrictos del mundo para la salvaguarda de la seguridad alimentaria.