Andalucía autoriza el pago de las ayudas a proyectos de bioseguridad, sostenibilidad y competitividad

Las subvenciones buscan la digitalización, eficiencia y sanidad animal de las explotaciones agrícolas y ganaderas de la comunidad

El Consejo de Gobierno ha tomado conocimiento de la resolución de la Consejería de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía por la que se destinan 31 ayudas por cerca de 2,4 millones de euros concedidas en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia y dirigidas tanto a respaldar inversiones en materia de bioseguridad (531.000 euros) como a proyectos incluidos en el Plan de Impulso de la Sostenibilidad y Competitividad de la Agricultura y la Ganadería (más de 1,8 millones).

Entre los beneficiarios de las subvenciones dirigidas a mejorar la bioseguridad se encuentran cuatro entidades que impulsan la mejora o construcción de centros de limpieza y desinfección de vehículos de transporte de ganado por carretera (más de 369.000 euros en total). Asimismo, también se han concedido estas ayudas a ocho productores de materiales vegetales de reproducción que efectúan inversiones en viveros para potenciar su bioseguridad (cerca de 161.700 euros en global). Para poder acceder a estos incentivos es necesario ser el titular o propietario de un centro de limpieza y desinfección de ganado, en el primer caso; o estar incluido como productor en el Registro de Operadores Profesionales de Vegetales (Ropveg) y autorizado oficialmente para producir material vegetal de reproducción, en el caso de la segunda línea de las ayudas.

La inversión en bioseguridad contribuye al fortalecimiento del sector ganadero en su conjunto, ya que disminuye el riesgo de entrada y difusión de enfermedades en las explotaciones y permite una mayor producción y una mejor calidad sanitaria de las producciones. Además, como resultado de estos beneficios, Andalucía logra también aumentar la confianza de sus socios comerciales, incidiendo así en una posible subida de las ventas o apertura de nuevos mercados.

La limpieza y la desinfección son pilares fundamentales de las medidas de bioseguridad en la actividad ganadera, por lo que resulta imprescindible contar en el territorio con centros accesibles, modernos y bien equipados donde se puedan llevar a cabo estas labores de forma eficiente y evitando grandes desplazamientos.

Por otra parte, se han concedido 12 ayudas por valor de más de 1,4 millones de euros que respaldan inversiones en sistemas de gestión de estiércoles en ganadería; y siete subvenciones por cerca de 405.500 euros para proyectos de eficiencia energética y energías renovables (biogás y biomasa) en explotaciones agropecuarias.

Ambas líneas de ayudas se enmarcan en el Plan de Impulso de la Sostenibilidad y Competitividad de la Agricultura y la Ganadería, que también contempla otros ámbitos de actuación como la transformación integral y modernización de los invernaderos o la aplicación de agricultura de precisión y tecnologías 4.0 en el campo.